7 dic. 2008

El fin del romance

Te odio Dios, te odio como si existieras.

No hay comentarios: